El viaje del coronavirus a través de un estornudo

Novedades

Un video realizado en alta resolución y con cámara ultrarápida muestra cómo se esparce la saliva de un estornudo con gérmenes, superando los 2 metros de distancia.

Hoy, la tecnología se pone al servicio de la salud.

La revista de la Asociación Médica Americana de Estados Unidos (JAMA) publicó en sus redes un video filmado con cámaras de fotografía ultrarápida donde se puede ver como la saliva, y todo lo que contiene, se expulsa mucho más lejos de lo que se pensaba. Además se puede observar como las pequeñas gotas proyectadas pueden permanecer en el aire más tiempo del esperado.

Implicaciones para la dinámica de transmisión # SARSCoV2.
De @JAMANetwork doi: 10.1001 / jama.2020.4756 https://t.co/wWpOBPU4Ro
Video extraído de la cuenta de Twitter del Dr. David Zamora DavidZamoraMD

Este estornudo filmado a 2.000 cuadros por segundo muestra que es una nube de gas turbulento caliente y húmedo que contiene aire y gotas mucosalivares que viajan hasta 7-8 metros (26 pies).

El tamaño de las gotas

Entender cómo viajan y se dispersan esas microgotitas que se explusan en cada estornudo es fundamental para contener enfermedades respiratorias infecciosas como la COVID-19.

La mayoría de las autoridades sanitarias, incluidos los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. recomiendan que mantengamos una distancia social de al menos dos metros, una medida que probablemente no sea suficiente, pues, según la investigación de Bourouiba, no tiene en cuenta la dinámica de fluidos. Los datos recabados por su investigación concluyen que en realidad el patógeno puede viajar hasta cuatro veces esa distancia.

Si bien el estornudo no es uno de los síntomas comunes de COVID-19, una persona asintomática con alergias estacionales o un estornudo aleatorio aún podría transmitir el germen.

Cuando un virus que infecta el sistema respiratorio abandona el cuerpo humano, este permanece dentro de las gotas de saliva y moco.

Los científicos los clasificaron como gotas grandes, de más de cinco a 10 micras, o gotas pequeñas, llamadas aerosoles. Las pequeñas gotas que contienen virus pueden durar minutos atrapados dentro de la nube cálida y húmeda que se forma después de un estornudo.

Cuanto más grande es la gota, más probabilidades hay de que caiga rápidamente al suelo o sobre objetos cercanos después de ser expulsada. Si alguien toca estas gotas y luego se frota la cara, puede contraer el virus, por lo que es importante que nos lavemos las manos con frecuencia.

Sin embargo, las gotas más pequeñas son menos predecibles. Pueden viajar distancias mayores, aunque en las condiciones adecuadas, se evaporarán rápidamente. El tiempo que estas microgotas permanezcan en el aire antes de evaporarse dependerá de varias condiciones, incluidas la humedad y la temperatura. Los aerosoles generalmente se secan más rápidamente, pero las pequeñas gotas que contienen virus pueden durar minutos atrapados dentro de la nube cálida y húmeda que se forma después de un estornudo.

Agencias como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Organización Mundial de la Salud clasifican las enfermedades como predominantemente propagadas por partículas grandes o partículas pequeñas. Se cree que la COVID-19 se propaga principalmente a través de partículas respiratorias grandes.

«Todavía no se sabe si COVID-19 se propaga por aerosoles» -afirma Ben Cowling, epidemiólogo de la Universidad de Hong Kong. En un estudio publicado a principios de este mes en Nature Medicine, Cowling y su equipo de investigación descubrieron que la gripe puede propagarse a través de aerosoles, y sospecha que el nuevo coronavirus también puede propagarse por el aire a distancias cortas.

«La gripe es similar en muchos sentidos es similar», afirma Donald Milton, un experto en transmisión por aerosoles de la Universidad de Maryland. «Llevamos cien años estudiando la gripe y todavía no hay acuerdo sobre cómo se transmite porque es difícil precisarlo».

Los cuidados necesarios

Los expertos en materia de salud creen que es poco probable que las actividades que causan una respiración acelerada, como correr o andar en bicicleta, aumenten las posibilidades de transmisión, pero un estudio publicado recientemente en el New England Journal of Medicine encontró que hablar en voz alta puede expulsar las gotas respiratorias hasta un metro de distancia.

Los barbijos o tapabocas pueden ayudar a reducir la propagación, pero son más efectivas cuando las usan las personas que portan el virus y deben usarse adecuadamente para proteger a los demás.

La importancia de cubrirse la cara al estornudar y mantener el distanciamiento social son factores claves para prevenir la propagación de virus de persona a persona.

Fuente: National Geographic